Beneficios del zinc para el pelo

13 noviembre, 2019

Cuando pierdes cabello, no tienes tiempo de probar cada suplemento hasta que encuentres uno que sea efectivo. Ver cómo el volumen de pelo va disminuyendo puede crearte mucha ansiedad. Por eso, te conviene saber que el zinc es uno de los componentes clave que debes buscar en los productos anticaída.

El zinc es un mineral esencial que se encuentra de forma natural en varios alimentos. Las proteínas animales son una de las principales fuentes de zinc y, aunque también está presente en algunos alimentos vegetales (granos integrales, legumbres o frutos secos), no proporcionan la misma cantidad debido a las dinámicas de absorción en la combinación de este mineral con los antioxidantes.

El zinc tiene beneficios sobre el sistema inmunitario, la curación de heridas de la piel, el metabolismo celular y el crecimiento. Además, previene la caída de cabello y contribuye a la mejoría de trastornos como la psoriasis, la dermatitis o el acné.

El cuerpo requiere obtenerlo de manera regular y continuada para mantener estas funciones.

Su deficiencia puede provocar la pérdida de cabello y, de hecho, se han encontrado menores niveles en sangre en los hombres que sufren alopecia. Así mismo, hay otros síntomas que indican deficiencia de zinc, como pérdida de apetito, retraso en el crecimiento o en la maduración sexual, déficit inmunitario o problemas en la piel.

Entre estos últimos, se encuentra una enfermedad genética llamada acrodermatitis enteropática, que llegaba a provocar la muerte en los que la sufrían hasta que los investigadores dieron con su causa, que es un déficit grave de zinc.

Por lo general, algunas personas tienen un mayor riesgo de deficiencia de zinc que otras. Por ejemplo, este ocurre en el caso de los niños prematuros, gente desnutrida, que sufre colon irritable, anemia drepanocítica, celiaquía, trastornos del hígado, alcoholismo o gente mayor y vegetarianos estrictos.

Cómo consumir zinc

A la hora de tomar suplementos de zinc es importante conocer la dosis y los posibles efectos adversos. La dosis diaria recomendada para hombres adultos es de 11 miligramos. Con una dieta rica en proteínas, no debería ser difícil alcanzar esta cantidad.

Sin embargo, las personas en riesgo de padecer deficiencia pueden beneficiarse de su consumo adicional en pastillas o suplementos que se pueden encontrar fácilmente en una farmacia cercana. Se considera que no deben sobrepasarse los 40 miligramos diarios, puesto que puede causar efectos secundarios que incluyen náuseas, vómitos o diarreas.

A largo plazo, un consumo excesivo de zinc podría provocar deficiencia de cobre o un sistema inmune comprometido. Además, hay que tener en cuenta las interacciones con medicamentos como algunos antibióticos o diuréticos, entre otros.

Magnesio y biotina para fortalecer el cabello

Otro micronutriente esencial es el magnesio. Este mineral tiene un rol crucial en procesos como la síntesis de proteínas, la transmisión neuromuscular, el control de glucosa en sangre o el funcionamiento de los riñones.

El magnesio tiene propiedades antiinflamatorias y mejora el estado de las articulaciones, la piel y el cabello, por lo que es un mineral cuyos múltiples beneficios deben ser aprovechados al máximo. Se puede asumir como suplemento y consumir alimentos como semillas de girasol, almendras, espinacas, nueces, quinoa o aguacate.

Además del zinc o el magnesio, el rol de la biotina o vitamina B7 es muy importante en el tratamiento del cabello. Esta vitamina se encuentra de forma natural en alimentos como los frutos secos, los huevos y las verduras.

La biotina forma parte del grupo de vitaminas B, que ayuda al cuerpo a convertir los alimentos en energía y a metabolizar las grasas y las proteínas. Se considera que sus propiedades contribuyen a fortalecer las uñas y el pelo, evitando roturas y aumentando su grosor.

Suplementos vitamínicos

Si sufres caída del cabello es muy recomendable que mejores tu alimentación y consideres tomar un suplemento con los componentes necesarios para prevenir una mayor pérdida. Hay muchas opciones en el mercado y las mejores se pueden obtener en la farmacia:

La vitamina A. También llamada retinol, es esencial para una buena visión, así como para mantener un sistema inmunitario y una piel saludables. Se valora mucho dentro de la industria de la belleza por sus propiedades antienvejecimiento y de curación del acné.Cuando hay una deficiencia de esta vitamina, aparecen pérdida de cabello y problemas de descamación y sequedad en la piel. También se puede aumentar su ingesta consumiendo frutas y verduras, productos lácteos, pescado, hígado y cereales enriquecidos.

La vitamina C. Actúa como antioxidante en el cuerpo, además de proteger de los rayos UVA. El cuerpo la usa para generar colágeno y también como barrera contra los radicales libres, como pueden ser el humo del tabaco o la contaminación. A parte de los complejos vitamínicos, se puede consumir en frutas cítricas como limón, naranjas, mandarinas, fresas, pomelo, piña o kiwi, y algunos zumos enriquecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *