Cómo reforzar el sistema inmunitario de forma natural

20 noviembre, 2019

El estrés de la vida diaria suele tener un efecto negativo sobre el sistema inmunitario, reduciendo las defensas y haciéndolo más vulnerable a las enfermedades. El trabajo, las responsabilidades y las exigencias de una vida acelerada pueden hacer necesario tomar suplementos para mantener a raya los problemas que se derivan de estas situaciones.

Una exposición prolongada al estrés hace que el cuerpo no esté lo suficientemente protegido ante el ataque de virus o bacterias, provocando resfriados o gripes que alteran su ritmo de funcionamiento. La bajada de defensas por estrés se puede compensar consumiendo suplementos que están al alcance de todos en cualquier farmacia cercana.

Una exposición prolongada al estrés hace que el cuerpo no esté lo suficientemente protegido ante el ataque de virus o bacterias, provocando resfriados o gripes que alteran su ritmo de funcionamiento.

Además, cuando se siente el cuerpo más fatigado sin motivo aparente, es conveniente asegurarse de cumplir con otras 2 recomendaciones: dormir un mínimo de ocho horas al día y llevar una alimentación rica y equilibrada.

Jalea real

La jalea real es una sustancia gelatinosa producida por las abejas para alimentar a las reinas cuando son jóvenes. Se compone de agua, carbohidratos, proteínas y grasas. Tradicionalmente se ha usado en la medicina china y en los últimos tiempos se ha extendiendo en el mundo occidental.

Se considera que sus beneficios sobre la salud se deben a los efectos de las proteínas y de los ácidos grasos. Además, contiene varias vitaminas B y minerales. Entre ellas se encuentran la tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, piridoxina, ácido fólico, inositol y biotina. Estos nutrientes poseen numerosas propiedades y contribuyen a un mayor rendimiento intelectual y al metabolismo energético normal, entre otros muchos beneficios.

Algunos expertos consideran que la jalea real puede reducir la inflamación y el estrés oxidativo, debido al efecto de algunos de sus aminoácidos. Además, puede usarse de forma oral o tópica para curar heridas y otros procesos inflamatorios. También hay estudios que sugieren que contribuye a la reducción de la presión arterial y a la regulación de los niveles de azúcar en sangre, así como a la mejora del funcionamiento cerebral, aumento de la memoria y alivio de la depresión.

La jalea real, ya sea tomada sola o en combinación con otros suplementos, fortalece el sistema inmunitario y puede tener efectos antienvejecimiento y ayudar ante los efectos secundarios del tratamiento de cáncer, como la inflamación y los síntomas gastrointestinales.

Equinácea

La equinácea es una planta cuyas raíces se han usado durante siglos con fines medicinales, y puede encontrarse tanto en Norteamérica como Europa. La equinácea ayuda a combatir los síntomas de la gripe y a regular el nivel de azúcar en sangre y la presión arterial. Además, algunos estudios sugieren que contribuye a reducir el riesgo de cáncer de mama y a disminuir los síntomas de ansiedad.

También tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antivirales y es un agente fortalecedor del sistema inmunitario. Esto hace que se pueda consumir en varios formatos. Uno de los más comunes es el de la infusión o del té. En este ultimo caso, la cantidad necesaria de equinácea depende de la misma planta y de cuán fuerte se prepare el brebaje. También se puede conseguir en formato de tintura líquida, comprimidos, ungüentos, cápsulas y extractos.

Algunas personas que la toman experimentan efectos secundarios como náuseas y otras molestias digestivas. Finalmente, las personas alérgicas a la equinácea deberían evitar su consumo, así como las personas con enfermedades autoinmunes.

Vitamina C

La vitamina C es una vitamina esencial, estos es, no puede ser producida por el cuerpo, por lo que se debe obtiene de forma exógena en forma de suplemento o alimento como frutas y verduras, incluyendo naranjas, fresas, kiwis, brócoli o espinacas. La vitamina C presenta un alto contenido en antioxidantes, de modo que reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas y protege del desarrollo de afecciones cardíacas.

Tomar suplementos con este componente ayuda a combatir la hipertensión, a la vez que reduce los niveles de ácido úrico, que es el causante de los tan desagradables síntomas de la gota.

La vitamina C también promueve la absorción del hierro, por lo que puede ser de gran ayuda para personas que llevan una dieta libre de carne, la fuente principal de este mineral. Al mismo tiempo, refuerza la capacidad del sistema inmunitario, mejorando el funcionamiento de los glóbulos blancos.

En cuanto a sus contraindicaciones, las personas con problemas renales pueden tener un mayor riesgo de hipercalcemia –exceso de calcio en la sangre- por lo que no deben sobrepasar los 2.000 mg de vitamina C al día.

En definitiva, si se desea reducir rápidamente los síntomas de fatiga o cansancio y disfrutar de otros beneficios como aumentar la fortaleza del sistema inmunitario, estos suplementos son una muy buena opción natural que pueden adquirirse sin receta en farmacias. Todo ello sin olvidarse de llevar una dieta equilibrada y de mantener unos patrones del sueño adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *