Propiedades y beneficios del magnesio

El magnesio es un mineral indispensable para el organismo, ya que participa en cientos de procesos fisiológicos.

Entre las principales propiedades del magnesio, cabe destacar que este nutriente regula la función de los músculos y el sistema nervioso, los niveles de azúcar en sangre y la presión arterial. Además, ayuda a formar proteína, masa ósea y ADN.

La cantidad de magnesio diaria que se requiere dependerá principalmente de la edad y el sexo. En ese sentido, tienen unas necesidades aumentadas de este mineral los hombres y las mujeres embarazadas.

Lo aconsejable es poder alcanzar las recomendaciones nutricionales a través de la dieta con el consumo de alimentos ricos en magnesio. Para ello, no hace falta recurrir a súperalimentos, ya que este mineral se puede encontrar en las hortalizas de hojas verde, legumbres, nueces, semillas, cereales integrales, lácteos y alimentos fortificados.

No obstante, en caso de deficiencia, problemas de absorción de nutrientes u otras circunstancias concretas, los suplementos con magnesio pueden tener un efecto beneficioso en la salud.

Los deportistas y las personas mayores son dos de los grupos poblacionales con más incidencia de falta de magnesio, pero también las enfermedades gastrointestinales y la diabetes tipo 2 son patologías que pueden provocar un déficit de este nutriente.

El magnesio es un mineral indispensable para la salud porque participa en cientos de funciones del cuerpo, tanto físicas como mentales.

Magnesio: propiedades y beneficios

Los beneficios del magnesio en la salud son muy amplios, precisamente por la participación de este nutriente en muchas reacciones del cuerpo.

Entre las funciones y propiedades de este mineral, destacan las 16 siguientes.

  1. Magnesio para los huesos. Este nutriente contribuye a su mantenimiento en condiciones normales. De ahí que a menudo se emplee el magnesio para el dolor de huesos o en condiciones de desgaste e inflamación de las estructuras óseas. En ese sentido, algunos estudios apuntan los posibles beneficios del magnesio para la artrosis.También se ha observado que las personas con una mayor ingesta de este nutriente poseen más densidad ósea, un factor determinante para reducir el riesgo de fracturas de hueso y osteoporosis.En ese sentido, es probable que una mayor consumo de alimentos ricos en este mineral o los complementos alimenticios con magnesio puedan ayudar a las mujeres a mejorar su densidad ósea.Tomar magnesio para huesos y articulaciones también es habitual en deportistas, ya que estos suelen sufrir un desgaste prematuro. De hecho, a menudo, se combinan los beneficios del colágeno con el magnesio con este fin mediante el consumo de complementos alimenticios que incluyen estos dos nutrientes.
  2. Magnesio para los dientes. Magnesio y dientes están estrechamente vinculados por el papel que desempeña este mineral, junto al calcio, en su formación. En ese sentido, se sabe que este nutriente contribuye al mantenimiento de la dentadura en condiciones normales.
  3. Magnesio para el cerebro. Entre los efectos del magnesio en el cerebro destaca el hecho de que se trata de un mineral vital para una función psicológica normal. Es decir, para poder llevar a cabo los procesos cognitivos tales como la atención, la percepción, la memoria, el pensamiento, el lenguaje y el aprendizaje.
  4. Magnesio para dormir. Diferentes estudios apuntan a que el magnesio ayuda a dormir y a conseguir un descanso profundo y reparador. Esto se debe a que este mineral contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y activa los mecanismos para calmar y relajar cuerpo y mente.
También te puede interesar
Diferencia entre desodorante y antitranspirante para hombre

Por el contrario, se ha relacionado la deficiencia de magnesio con los problemas para dormir y el insomnio.

  1. Magnesio para la depresión y la ansiedad. El magnesio es bueno para la ansiedad y la depresión porque juega un papel clave en el sistema nervioso.
    La investigación científica sugiere que este beneficio del magnesio se debería a su capacidad para estimular los neurotransmisores que inducen a la calma y la relajación.

    Además, la ansiedad, la depresión y la confusión mental pueden ser síntomas de la falta de magnesio. Paralelamente, ciertos estudios indican que este mineral podría reforzar la acción de los tratamientos antidepresivos convencionales y, posiblemente, ser una opción terapéutica en el manejo de la ansiedad.

  2. Magnesio para el rendimiento deportivo. El magnesio contribuye al funcionamiento normal de los músculos, disminuye el cansancio y la fatiga y participa en la formación de proteínas, imprescindibles para la formación y el mantenimiento de la masa muscular. Todos estos beneficios hacen que se trate de un nutriente imprescindible para quienes practican deporte.
  3. Magnesio para el cansancio. Tomar magnesio para el cansancio puede ser efectivo en caso de fatiga, debilidad y falta de energía, ya que todos ellos son síntomas de una deficiencia de este mineral.
  4. Magnesio para las defensas. El magnesio contribuye a un sistema inmunitario saludable. De ahí que a menudo los beneficios del zinc y el magnesio se aúnen en un mismo complemento alimenticio, junto a la vitamina C. Esto se debe a que tanto la vitamina C como el zinc favorecen el normal funcionamiento del sistema inmunitario y la protección de las células frente al daño oxidativo.
  5. Magnesio para el estreñimiento. La relación entre magnesio y estreñimiento reside en la función que ejerce este mineral en el tránsito intestinal. Concretamente, favorece el paso de las heces a través de los intestinos.También se utiliza este mineral para movilizar y promover la evacuación de la materia fecal antes de procedimientos médicos.
  6. Magnesio para la digestión. El magnesio neutraliza los ácidos del estómago, por lo que reduce los síntomas de acidez e indigestión.
  7. Magnesio para la resistencia a la insulina. El magnesio contribuye al metabolismo energético normal. Es decir, en el proceso mediante el cual las células convierten los nutrientes en energía. En ese aspecto, un mayor consumo de magnesio mejoraría la sensibilidad a la insulina, que hace referencia a la capacidad de los músculos y las células del hígado para absorber adecuadamente el azúcar del torrente sanguíneo. A su vez, hay que tener en cuenta que la resistencia a la insulina puede provocar una mayor pérdida de este nutriente.Esta función en el cuerpo del magnesio también podría tener beneficios en las personas con diabetes tipo 2, así como en su prevención.
  8. Magnesio para la presión arterial alta. Diferentes estudios sugieren que el magnesio puede reducir la presión arterial, por lo que su consumo tendría un efecto beneficioso en la salud cardiovascular.
  9. Magnesio como antiinflamatorio. Tener unos bajos niveles de magnesio se relaciona con la inflamación crónica, que es un factor desencadenante para el envejecimiento prematuro, la obesidad y diversas enfermedades.Tener unos niveles de magnesio adecuados es esencial para prevenir la inflamación crónica, que es un factor determinante para el envejecimiento prematuro, la obesidad y diversas enfermedades.
  10. Magnesio para el síndrome premenstrual. El magnesio ha demostrado mejorar el estado de ánimo, la retención de agua y otros síntomas del síndrome premenstural. Precisamente por su efecto sobre la retención de líquidos, existe la percepción de que el magnesio ayuda a adelgazar. Esto se debe a que, al disminuir la hinchazón, hay una reducción del peso corporal y eso se traduce en menos kilos en la báscula. Sin embargo, no se trata de una pérdida de grasa.
  11. Magnesio para la piel. Este mineral es necesario para mantener una barrera cutánea saludable, así como para combatir la sequedad de la piel.Junto al colágeno y al ácido hialurónico, desempeña un papel clave en el aspecto del cutis.
  12. Magnesio para la próstata. Algunos estudios han sugerido que unos niveles bajos de este nutriente podrían predisponer a los problemas de próstata.
  13. Magnesio: contraindicaciones

    Los efectos secundarios de una alta ingesta de magnesio no son muy comunes, ya que, en personas sanas, los riñones eliminan el exceso de este mineral a través de la orina. Sin embargo, no se debería superar la dosis máxima recomendada, en caso de consumir complementos alimenticios.

    Además, los suplementos de magnesio pueden interferir con ciertos medicamentos o estar contraindicados en determinadas condiciones. Por esta razón, se debería consultar siempre en las farmacias si su consumo podría estar indicado y cómo se deberían tomar.

También te puede interesar
Los chupetes: ¿de silicona o de látex?

Publicado el 01-2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *