¡Cuídate por dentro y por fuera! Vuelve a la rutina y luce tu mejor cara

18 septiembre, 2019

Ya lo decía el político, filósofo, escritor y orador romano Cicerón: «la cara es el espejo del alma». Y es que, en el rostro, se reflejan el estado de salud y de ánimo de las personas. Así que, si quieres lucir tu mejor cara, te recomendamos que leas con atención este artículo, en el que te daremos algunos consejos para cuidarte por dentro y por fuera.

La vorágine del día a día no nos lo pone fácil. El trabajo, la familia, la casa y todas las obligaciones y los compromisos que asumimos nos dejan sin tiempo para dedicarnos a nosotros mismos. Vamos siempre acelerados, con la cabeza llena de pensamientos y haciendo varias cosas a la vez, con el propósito de rentabilizar nuestro tiempo, pero esta forma de vida no nos permite prestar atención plena al aquí y al ahora, nos estresa, nos enferma y nos impide, a menudo, disfrutar de las cosas.

El estrés agudo, ante un inminente peligro o ante situaciones que requieran una solución rápida, es una reacción natural del organismo. Lo malo es que se cronifique. El estrés crónico hace mella en nuestro cuerpo y en nuestra mente, nos quita vitalidad, energía y, por supuesto, salud, tanto física como cognitiva.

¿No te ha pasado nunca que llegas a un sitio y no sabes exactamente por dónde has pasado para llegar allí? Si tu respuesta es afirmativa, deja todo lo que estés haciendo y lee este artículo con atención.

Diez consejos para empezar a cuidarte

Lo primero que tienes que hacer es analizar cómo es tu día a día y qué haces para cuidarte. Ya te avanzamos que cambiar hábitos y rutinas no es tarea fácil ni rápida, que exige un cambio de mentalidad, pero seguro que el esfuerzo valdrá la pena.

¿Qué debes hacer para salir de esta rueda y empezar a tomar las riendas de tu vida? Te damos diez consejos que pueden ayudarte:

1. Mantén una actitud positiva ante la vida
2. Identifica las situaciones estresantes y, siempre que sea posible, evítalas
3. Planifica bien tus actividades, contemplando posibles modificaciones que puedan surgir
4. Sé consciente de tus límites y no te exijas más de lo necesario
5. Sigue una dieta equilibrada, lo más ecológica y natural posible
6. Evita los hábitos tóxicos (alcohol, tabaco y otras drogas)
7. Huye del sedentarismo y practica deporte con regularidad
8. Duerme lo suficiente como para poderte recuperar
9. Resérvate cada día un tiempo para meditar
10. Relaciónate con personas positivas y distánciate de las negativas

Todas estas medidas, obviamente, te permitirán estar mejor. Pero, si todavía quieres cuidarte más, tienes a tu alcance un sinfín de productos que pueden ayudarte a estar más saludable por dentro y por fuera. ¿Necesitas algunas ideas?

Complementos alimenticios para estar más saludable

De entrada, cuida tu piel. Límpiala a conciencia, hidrátala bien, masajéala, protégela del sol y, en función de las necesidades que detectes, utiliza uno u otro producto para mejorar su estado. Igualmente, haz lo propio con el cabello, las uñas y la cavidad oral.

Simultáneamente, ¡cuídate por dentro! Por supuesto, vigilando muy bien qué alimentos y bebidas ingieres, pero, además, ayudando a los distintos órganos y sistemas a funcionar mejor.

Pídele a tu médico una analítica, para ver si tienes algún déficit o alguna alteración sobre los que deba actuarse. Si se detecta algún problema, soluciónalo de su mano. Y, a pesar de que todo esté bien, ayuda a tu organismo a mantenerse saludable tomando, periódicamente, una serie de complementos alimenticios básicos que podríamos dividir en cinco pilares:

• Ácidos grasos esenciales
• Antioxidantes
• Detoxificantes
• Minerales y vitaminas
• Prebióticos y probióticos

Los ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6) sólo pueden obtenerse de la dieta o de la suplementación, porque nuestro organismo es incapaz de sintetizarlos. Resultan fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, pues intervienen en diferentes procesos fisiológicos y están implicados en las funciones cardiovasculares, estructurales, hematológicas y metabólicas

Los antioxidantes permiten neutralizar los radicales libres que se generan en las distintas reacciones químicas de cada proceso vital y, de este modo, evitar el daño celular. Asímismo, disminuyen el daño de los factores oxidativos externos (contaminación, estrés, tabaco, etc.). El ácido alfa lipoico, la coenzima Q10 (ubiquinol) o la vitamina C son tres ejemplos de antioxidantes potentes.

Los detoxificantes ayudan a eliminar las toxinas que pueden acumularse en el organismo al estimular las principales vías de eliminación. El hígado es un órgano vital, que depura una gran cantidad de sustancias perjudiciales y las excreta con la ayuda de los riñones. Pero, ¿qué pasa cuando estos órganos se sobrecargan? Las alcachofas, los arándanos, el brócoli, el cardo mariano, la cúrcuma, el diente de león y la grosella negra, entre otros, ayudarán a detoxificar estos órganos. Además, aumentar el consumo de agua facilitará la excreción renal.

Los suplementos con minerales (calcio, cobre, magnesio, manganeso, selenio, zinc, etc.) y vitaminas (liposolubles —A, D, E y K— o hidrosolubles —B y C—) también pueden ser necesarios. Los minerales regulan un amplio abanico de funciones fisiológicas; son necesarios para el crecimiento, el mantenimiento y la reparación de los tejidos, y ayudan al metabolismo energético normal. Por su parte, las vitaminas regulan los procesos químicos del organismo.

Finalmente, los prebióticos (fibra no digerible que estimula el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas) y los probióticos (microorganismos vivos) permiten mantener una microbiota autóctona sana, lo que facilita el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunitario y una correcta digestión de los alimentos y absorción de los nutrientes.

La aplicación de todos los consejos que te hemos dado te ayudará a cuidarte de una manera integral, a potenciar tu belleza interior y exterior y, a la vez, a aprender a preservar tu salud. ¿Te animas a empezar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *