Diferencia entre desodorante y antitranspirante para hombre

28 agosto, 2019

¿Sabías que el desodorante y el antitranspirante no son lo mismo? Mucha gente cree que se pueden usar de forma indistinta, pero no es así. El desodorante controla el olor, no el sudor, mientras que los antitranspirantes bloquean el sudor, pero no están especialmente diseñados para evitar el hedor.

A menudo se asocia este último con la transpiración excesiva, pero en realidad ésta no huele mal. Lo cierto es que la mala olor aparece cuando las proteínas y la grasa del sudor se mezclan con las bacterias acumuladas en la piel.

De hecho, las partes del cuerpo que producen olor al sudar tienen dos cosas en común: un mayor crecimiento de bacterias y las glándulas sudoríparas. Éstas se encuentran principalmente en las axilas y las ingles, y tienden a provocar más olor porque en estas zonas poco ventiladas se mezclan la grasa y proteínas del sudor con las bacterias que se encuentran en la piel y el bello.

El desodorante controla el olor, no el sudor, mientras que los antitranspirantes bloquean el sudor, pero no están especialmente diseñados para evitar el hedor.

Además, algunas partes del cuerpo tienen más tendencia al crecimiento de bacterias. Por ejemplo, puede que sudes mucho por la cara o las manos, aunque habrás notado que no huelen. En cambio, zonas con tendencia a la acumulación bacteriana desprenden un fuerte olor.

Cómo funciona el desodorante

El desodorante elimina las bacterias de la piel y promueve la oxidación de las aminas y ácidos grasos, inhibiendo el olor que desprenden. Suele contener productos como alcohol o bicarbonato de sodio para ello.

En principio, el desodorante está creado para usarlo en las axilas. Sin embargo, algunos hombres también lo usan en las ingles y los pies para prevenir olores. Hay que tener en cuenta que, para evitar irritaciones en estas otras áreas, es más conveniente usar productos especiales, como polvos para pies o spray desodorante específico.

Por otro lado, el desodorante debería aplicarse en las axilas al salir de la ducha, una vez la piel se ha secado completamente. A parte de utilizar desodorante y polvos, también puedes usar algún perfume, colonia o spray corporal para evitar malos olores a lo largo del día.

Elige el mejor producto

Puede que no sepas cuál es la mejor opción debido a la amplia gama de oferta de desodorantes; hay muchas opiniones y debes tener en cuenta que cada persona es diferente de la otra.

Además, los hombres tienden a sudar más y suelen mostrar un olor corporal más fuerte, debido en parte a las diferencias a nivel hormonal, especialmente por la mayor presencia de testosterona.

Para ello, puedes valorar distintos aspectos y decidir qué te conviene más:

  1. Tipo de aplicación: Puedes usar aerosol (suele ser muy refrescante), roll on (proporciona una buena hidratación) o desodorante en barra (puede dejar manchas o restos, pero es buena opción para pieles sensibles, ya que no suele contener alcohol).
  2. Desodorante natural: Si te decantas por un desodorante natural o incluso casero, puede que la aplicación sea más incómoda o que el efecto desodorante no sea tan efectivo. Aun así, existen los beneficios de usar un producto orgánico, ya que la mayoría están elaborados con aceites esenciales y plantas.
  3. Duración del efecto: Puede que los desodorantes más perfumados huelan muy bien pero no mantengan muchas horas la protección contra el olor del sudor. En este caso necesitarás un producto más fuerte para combatirlo durante todo el día.

Usa antitranspirante para combatir el sudor

Si te preocupa tener axilas sudorosas o manchas por sudor en la ropa, necesitas un antitranspirante, independientemente del desodorante, que te ayudará a reducir la sudoración.

En caso de que sientas que tu sudor es excesivo, sufras de hiperhidrosis o simplemente quieras reducir los niveles de transpiración, puedes recurrir a los productos que encontrarás en farmacias cercanas a tu ubicación.

Los antitranspirantes contienen sales de aluminio, que bloquean la transpiración. Cuando estas sales entran en contacto con el sudor, se crea una capa de gel sobre las glándulas sudoríparas que reduce la cantidad que sale a la superficie de la piel. Así, el sudor se sigue produciendo, pero no se libera en las áreas donde has aplicado el producto.

A diferencia del desodorante, el antitranspirante se puede usar en la mayoría de las zonas de cuerpo, incluyendo axilas, manos, pies, cara, espalda y pecho. No es recomendable utilizarlo en zonas más sensibles, como la ingle, sin consultar antes con un especialista médico.

Para su óptimo funcionamiento, es importante aplicarlo por la noche, sobre la piel limpia y seca, para darle tiempo a tener efecto mientras las glándulas sudoríparas están menos activas y el cuerpo descansa. Después, puedes aplicar desodorante por la mañana.

De hecho, unir el uso de los dos productos es la manera más efectiva de combatir el sudor de las axilas y el olor corporal desagradable. Recuerda que, para que la combinación de antitranspirante y desodorante funcione, no conviene aplicarlos juntos, sino que hay que dejar un mínimo de 2-3 horas entre el primero y el segundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *