Causas de la caída del cabello en mujeres

11 septiembre, 2019

Nuestro cabello se nutre de las vitaminas y minerales que nos aporta la alimentación, se renueva de forma periódica y crece alrededor de 1 centímetro al mes. Su renovación es totalmente natural y diaria, ya que un 85% del cabello está en fase de crecimiento y un 15% en fase de reposo previa a la caída.

La salud capilar tiene una vinculación directa con nuestro estado de salud general, y su pérdida tiene lugar cuando intervienen factores desencadenantes que interrumpen el crecimiento saludable del pelo, por lo que la alopecia es la pérdida de densidad capilar, no una pérdida abundante puntual de cabello.

Hasta un 50% de los hombres y un 30% de las mujeres sufren pérdida de cabello. En los hombres se inicia a partir de los 18 años, empieza a ser visible entre los 25 y 30 años y afecta a más de un 60% a partir de los 50 años.

Las 6 causas más habituales de la caída del cabello

1. Hormonal: Es la causa más frecuente, tanto en hombres como en mujeres. En ellas, sobre todo ocurre durante la menopausia, embarazo y postparto.

2. Genética: La predisposición hereditaria familiar, tanto maternal como paternal, es un desencadenante típico de la alopecia.

3. Estrés: Es la respuesta física y emocional de nuestro cuerpo que reduce los niveles de testosterona e irritan la piel y la salud del cuero cabelludo, interrumpiendo el crecimiento del cabello. Al no tratarse de una causa permanente, el cabello vuelve a su crecimiento normal cuando desaparece la fuente de nervios.

4. Dieta:No llevar una dieta equilibrada o una pérdida rápida de peso pueden provocar reducción de nutrientes y elementos básicos para un pelo sano.

5. Medicamentos y enfermedades: Seguir una terapia hormonal como un tratamiento anticonceptivo, los esteroides, la quimioterapia y medicinas para la presión sanguínea, enfermedades del corazón o diabetes pueden provocar la caída del cabello.

6. Contaminación: Factores ambientales como la contaminación ambiental también son un factor añadido, ya que las partículas contaminantes se depositan en el cuero cabelludo y cabello, reduciendo su densidad.

Las causas más habituales en mujeres

Aunque se suele creer que la pérdida de cabello es un problema que afecta principalmente a los hombres, sobre todo mayores, y en términos porcentuales mayoritariamente es así, lo cierto es que la alopecia femenina es más común de lo que se cree.

Así, hay bastantes mujeres que también sufren pérdida de densidad capilar en zonas como la parte frontal y superior de la cabeza. Esto afecta tanto a mujeres jóvenes como a mayores, aunque es más frecuente tras la menopausia.

Pese a ser un proceso no doloroso, el pelo es una parte de la identidad de la mujer y su pérdida es más problemática que en los hombres y más difícil de aceptar emocionalmente, debido a la presión social y estética. Por ello suele causar un trastorno y una caída en la autoestima de la mujer que la padece.

Pérdida de pelo durante el embarazo

Durante el embarazo y el postparto se produce un desajuste hormonal en el cuerpo de la mujer, una alteración que se caracteriza por un aumento de las hormonas de estrógeno y progesterona, que hacen que el cabello sea más fino y frágil, pudiendo provocar alopecia.

La caída del pelo durante el embarazo también puede ser debida a la ausencia de nutrientes para el cabello, como el hierro. Al mismo tiempo, puede darse una vez nacido el bebé, durante los primeros meses, por un desequilibrio de la hormona tiroidea.

En ambos casos, al igual que el desajuste hormonal es coyuntural, la pérdida de cabello es temporal y transitoria, por lo que se soluciona con el tiempo, pasados unos meses. La explicación es que, tras 9 meses de fluctuación y alteraciones, el cuerpo necesita recuperar su ritmo normal antes de estabilizarse.

Consejos para ayudar a recuperarse tras el embarazo

Una forma de revertir la situación es realizar tratamientos que ayuden a frenar o reducir la pérdida de cabello, que estimulen el crecimiento y permitan incrementar la densidad.

En cualquier caso, hay que evitar métodos que perjudiquen o dañen el cabello, como puede ser usar planchas o tenacillas.

Además, es importante cuidar la alimentación para ingerir los nutrientes necesarios, por lo que no se recomienda seguir dietas hasta que el cuerpo haya recuperado su ritmo habitual.

Pérdida de pelo durante la menopausia

Cuando la mujer alcanza los 40 años, durante la pre-menopausia, el cabello se suele volver más fino y más fácil de quebrar, lo que puede provocar una pérdida prematura. Con todo, es durante la menopausia cuando la alopecia afecta a una mayor proporción de mujeres, aunque también depende de otros factores.

Su causa es la disminución de estrógenos, una hormona femenina que libera la acción de las hormonas masculinas hasta entonces ocultas y que, tal y como ocurre en los hombres, puede provocar la caída de los folículos pilosos, así como reducir el volumen y la densidad del cabello.

Para una mejor gestión de los síntomas de la menopausia, es recomendable hablar con el médico, aunque una medida sencilla e inmediata es llevar el pelo más corto o a capas, de manera que el cabello aparente de mayor grosor y densidad.

Otras causas de la pérdida de pelo en mujeres

Mal funcionamiento de la tiroides: tanto por hipotiroidismo como hipertiroidismo, provoca un aumento o descenso en la producción de tiroxina que da lugar a un adelgazamiento del cabello, facilitando su caída.

Las pastillas anticonceptivas: la medicación anticonceptiva aporta estrógenos que causan crecimiento del cabello, por lo que dejar de tomar puede causar una pérdida del pelo al regresar a su ritmo normal.

La producción excesiva de andrógenos: su origen suele ser hereditario y debe ser diagnosticado y tratado por el ginecólogo.

Cómo prevenir la caída del cabello

Aunque muchas personas se acostumbran a la pérdida de cabello y asumen que es un proceso natural, lo cierto es que existen diferentes remedios.

Pese a la caída, muchas veces los folículos pilosos permanecen vivos y es posible su regeneración. De hecho, hoy en día existen muchos recursos y soluciones para prevenirla y tratarla, ya sea a través de tratamientos o productos como champús, ampollas y cápsulas. Para cualquier duda, puedes consultar al médico o bien pedir consejo sobre la variedad de productos en la farmacias más cercana.

Con todo, mantener unos hábitos de vida saludables, practicar ejercicio de forma regular y dormir las horas necesarias ayuda a mantener el cabello sano y fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *